jueves, 17 de febrero de 2011

Dejar las drogas con ayuda de la santisima muerte

Toma una foto de la persona que deseas ayudar, córtala en trocitos pequeños y mézclala en un recipiente con tabaco picado, perejil rayado y sal de ajo.

Haz una bolsita estrecha y larga como el dedo de un guante de color negro, y lo rellenas. En un cruce de caminos a las afueras de la ciudad lo cuelgas de un árbol que sea muy alto, y debajo en el suelo harás una cruz con fríjoles negros y te alejas del lugar, escupiendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada