martes, 14 de diciembre de 2010

Receta de la energía positiva

Para mejorar tu estado de salud...
Se trata de una receta con la que conseguirás recobrar esas fuerzas que has perdido y que te hacen sentirte un poco desanimado. En muy poco tiempo conseguirás resultados muy positivos, sobre todo si lo haces lleno de FE.

En qué casos la utilizo:

Cuando acabas de pasar una enfermedad y no estas del todo recuperado.
Cuando sientas que últimamente estas un poco bajo de energía.
Quieras mejorar, en general, tu estado de salud.

Qué necesito:

Tres velas (una de color naranja clarito, otra blanca y la tercera verde).
Un recipiente.
Una fotografía de la persona enferma (sino hay foto, se puede usar cualquier otro objeto).
Un vaso de agua.

Procedimiento: Para empezar, prepara las tres velas. Tienes que colocarlas en un recipiente e ir encendiéndolas. Cada vez que enciendas una, repite la siguiente oración: "Enciendo esta vela para lograr mi restablecimiento, para que pronto reciba la energía que envío hacia mí, para que descargue toda la negatividad y empiece a recuperarme viendo la luz, la energía y la salud que pronto recuperaré".

En caso de que el ritual se destine a mejorar la salud de otra persona y no la tuya, sobre todo si esa persona está fuera, tienes que repetir la siguiente oración: "Enciendo esta vela para lograr el restablecimiento de (se dice el nombre de la persona), para que pronto reciba la energía que desde aquí yo envío hacia (se vuelve a repetir el nombre de la persona), para que descargue toda la negatividad y empiece a restablecerse viendo la luz, la energía y la salud que pronto recuperará".

Una vez recitada la oración, se ponen las velas en el centro del recipiente. Es recomendable que se coloquen en forma de triángulo y que en el centro se sitúe la fotografía de la persona que está enferma. Si no hay foto, se puede poner cualquier otro objeto, por ejemplo, unos pendientes o una sortija; la condición indispensable es que sea algo que pertenezca a la persona que está mala.

Durante nueve días se encienden las velas y se pone un vaso de agua a su lado. Se tira el agua por el inodoro cada noche, y se repone al día siguiente mientras que se repite el nombre de la persona por la que vamos a interceder.

Importante: Retomemos el ritual. Una vez finalizada la invocación antes mencionada, las velas deben arder durante treinta minutos. El primer día se deja caer una gota de cera de cada vela en el vaso con agua. El segundo día dos gotas de cera, y así vamos aumentando cada día hasta el noveno, en que serán nueve las gotas de cera.

El último día se echan las gotas de cera en el vaso, a continuación se dejan arder las velas hasta que se consuman por completo, y al final se apagan con los dedos. Tenlo por seguro, conseguirás que la persona mejore.

Un consejo: Si durante los dias cuando se este realizando el ritual alguna de las velas se consume antes que las otras, debe ponerse otra encima de los restos que se han apagado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada